Web Analytics Made Easy -
StatCounter

Principales prejuicios ECO sobre el sector de la imprenta

El sector de las imprentas tiene una fama ecológica que responde, sobre todo, a situaciones del pasado. Desde hace años, las imprentas han incorporado procesos y estándares de trabajo para minimizar el impacto en el medio ambiente, y hoy en día el impacto ambiental de las imprentas no tiene nada que ver con el que tenía hace apenas unos años. De la misma forma, existe la llamada “impresión ecológica”, con ventajas y también algunos inconvenientes que poco a poco se van minimizando.

Hoy en día, la forma más sencilla de encargar un trabajo de impresión en cualquier formato (libros, banners, folletos, dípticos…) es, como para casi todo, la vía online. Existen imprentas online que, como marcaprint.com, ofrecen una amplísima variedad de productos y todo lo que puedas necesitar para tu negocio a precios bajos y con una gran calidad de impresión. En estas webs puedes consultar todo lo relativo al papel y los productos que utilizan.

El uso del papel

Uno de los prejuicios más generalizados hace referencia a la procedencia del papel que se usa en las imprentas. Hoy en día, existen numerosos sellos de calidad que garantizan la procedencia del papel que se utiliza, que debe cumplir con los estándares ambientales impuestos por la normativa europea. Por ejemplo, suele recurrirse a papel procedente de bosques de Finlandia, que lidera el mercado de papel sostenible y que repuebla los árboles utilizados para la producción de la celulosa.

Hay que tener en cuenta que la primera interesada en ahorrar papel es la propia imprenta, pues supone un coste en su proceso de producción. Por eso, compran a medida el papel que van a utilizar, reduciendo de esta forma los sobrantes.

Además, sigue creciendo el porcentaje de papel reciclado que usamos. En España se reciclan el 80% de los envases de papel y cartón, según el informe de Ecoembes publicado en 2018. Según ese documento, cada ciudadano depositó 18,1 kg en el contenedor azul, un 12,4% más que en 2017. Aún son cifras que deben mejorarse, pero esto indica que el porcentaje de papel reciclado que utilizamos sigue creciendo respecto al total.

A esto hay que añadir que gran parte del uso de papel que se hacía hace unos años hoy no se produce. La razón es sencilla: hemos digitalizado gran parte de los procesos, expedientes, archivos y comunicaciones. Hoy en día, se imprime lo que verdaderamente se necesita, y si no se visualiza en pantalla. Cuando se encarga un trabajo de impresión a una imprenta, suele ser porque se necesita en formato físico.

El agua y las tintas

Otra crítica habitual es que los productos utilizados por las imprentas contaminan el agua. Hoy en día esta crítica ha quedado desfasada, porque las imprentas modernas incorporan tecnología de ahorro en el consumo de agua, reutilización y reducción de la generación de aguas residuales.

Lo mismo puede aplicarse a las tintas, que están incorporando componentes no contaminantes. Ya existen las llamadas tintas ecológicas, elaboradas a partir de componentes vegetales a los que se añaden disolventes 100% biodegradables. Es cierto que estas tintas no tienen la durabilidad de las tintas convencionales, por lo que aún deben realizarse nuevas investigaciones que permitan reducir, aún más, el impacto ambiental de las tintas convencionales y mejorar la durabilidad de las ecológicas.

Artículo patrocinado

Sobre el autor

Editor invitado

Bajo este usuario escriben personas que han sido invitadas a participar en la página.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>