Web Analytics Made Easy -
StatCounter

¿Ha llegado el momento de pasarse al autoconsumo?

Artículo patrocinado

Las energías renovables han traído una nueva forma de consumir energía eléctrica, ofreciendo con ello la opción del autoconsumo de electricidad. De hecho, cada vez son más personas las que optan por soluciones de autoconsumo energético, gracias, entre otras cosas, a que la instalación de las tecnologías que lo hacen posible es cada vez más asequible y requiere menos trámites administrativos.

Con el precio de la energía disparado, y sin saber a corto o medio plazo qué va a pasar, pensar en opciones de autoconsumo es ahora más importante que nunca. No solo por el importante ahorro que esto puede suponer en la factura de la luz, sino porque, además, supone una opción sostenible que también puede ayudar a otros. Esto se debe a que, en los sistemas de autoconsumo, la parte de energía no consumida pasa a la red general, lo cual beneficia a todos, porque esta energía se paga al productor/consumidor.

Qué es el autoconsumo de electricidad y cuáles son sus ventajas

El autoconsumo de electricidad se produce cuando los particulares o empresas consumen energía producida por instalaciones de producción cercanas a las consumidoras y se les asocia, por ejemplo, paneles fotovoltaicos o mini aerogeneradores. Además de ayudar a frenar el cambio climático mediante el uso de energías renovables, este modo de consumo tiene otras ventajas tanto para los consumidores como para la sociedad.

Entre sus ventajas destaca el importante ahorro que se produce en las facturas de la luz. Pero, además, la generación distribuida mejorará la gestión de la demanda tanto a nivel individual como social.

Por otra parte, el autoconsumo de energía ayuda a reducir la huella de CO₂ de los consumidores y apoya la transición energética. También promueve la creación de empleos verdes en empresas sostenibles. A medio plazo, el desarrollo del autoconsumo también impulsará la electrificación del transporte y transformará las ciudades, haciéndolas más sostenibles.

Autoconsumo fotovoltaico: placas solares

El autoconsumo fotovoltaico requiere la instalación de placas solares, ya que se basa en el aprovechamiento de la radiación solar para producir electricidad.  La instalación de placas solares es la opción más viable para la mayoría de los consumidores españoles. No solo porque somos un país con mucho sol, sino porque se pueden instalar placas solares en tejados y terrazas con relativa facilidad.

Un sistema de autoconsumo fotovoltaico conectado a red consta de varias partes. Por una parte necesitamos al menos un panel fotovoltaico, que es un conjunto de células fotovoltaicas que producen electricidad a partir de la luz que incide sobre ellas.

Además, necesitamos un controlador, un aparato que controla la generación de energía y el estado de la batería para evitar la sobrecarga y la descarga, y prolongar la vida útil de la batería. En instalaciones residenciales es menos frecuente, y se suele sustituir por un sistema de monitorización.

Por otra parte necesitamos un acumulador, que es un sistema de almacenamiento de energía a batería que solo se necesita si se quiere acumular energía para usarla cuando hay menos radiación solar.

Por último, se necesita un inversor, que es un dispositivo electrónico que convierte la corriente continua generada por el panel fotovoltaico en corriente alterna.

Imagen │pxhere

Sobre el autor

Editor invitado

Bajo este usuario escriben personas que han sido invitadas a participar en la página.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>