shopify stats

¿Cuál es el mayor problema de tener un coche eléctrico?

Los coches eléctricos e híbridos enchufables son aún una tecnología novedosa, y tienen muchos problemas que solucionar aún. Uno de los que más se habla es el problema de los cargadores públicos, y la gran cantidad de ellos que van a ser instalados. Aún así hay que tener en cuenta que la mayoría de estos coches pueden ser recargados usando una toma de corriente convencional en caso de disponer de un garaje privado.

La mayoría de la gente que tiene un vehículo eléctrico lo recargan en sus casas. Muchos de ellos comentan que empezaron a recargar el coche todas las noches, pero al final con una vez cada dos noches es suficiente. Por supuesto, depende de cuanto conduzcan.

A lo que quiero llegar es que el problema de la carga esta cerca de ser solventado en la mayoría de los casos, y ese no es el mayor problema de tener un coche eléctrico.

Recargando el Nissan Leaf, el problema de tener un eléctrico es...

El mayor problema de tener un coche eléctrico es…

Por el contrario, hay una cosa que se oye menos, pero se va a convertir en un problema poco a poco. Un miembro del foro GM-Volt.com ha escrito sobre un problema bastante particular:

Cuando compré el Volt, tenía previsto utilizarlo para ir al trabajo a diario. La distancia diaria es de unos 27 km, por lo que pensaba que nunca más iba a necesitar usar gasolina. Poco después llegué al acuerdo con mi mujer de que ella usaría el coche los lunes, miércoles y viernes, ya que tenía que llevar a los niños al colegio, y así conducir unos 65 km esos días. Yo llevaría el coche al trabajo martes y jueves, y de este modo minimizar el consumo de combustibles fósiles, ya que la otra persona cogería el todoterreno. 

Unas semanas después ella vino y me dijo: «No me gusta conducir el todoterreno. No tiene fuerza y el sonido del motor es muy molesto. Y no me gusta cambiar de coche todos los días. Voy a coger el Volt también los martes y los jueves. Ese fue el momento en el que me afecto el síndrome «Mi mujer me ha robado mi eléctrico».

Se oye poco a poco a los dueños de vehículos eléctricos quejarse de este problema, de que sus mujeres, que siempre han preferido coches grandes en los que se sienten más seguras (Lexus, BMW…) acaban prefiriendo llevarse el Chevy Volt o el Nissan LEAF. Pero la solución es fácil, ¡simplemente comprar otro eléctrico!

Vía │ Treehugger

Sobre el autor

Alberto Martinez

Ingeniero industrial en la especialidad de la electricidad, y apasionado de los mecanismos de generación, transporte y distribución de energía. Cada día más apasionado por la movilidad sostenible.

Un comentario

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia y ofrecer publicidad relevante. Por favor, acepta su utilización. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar