shopify stats

Cables libres de halógenos: características, tipos y usos

Desde 2003, los cables libres de halógenos son obligatorios en los edificios de nueva construcción. Entre sus ventajas, destacan la resistencia al fuego y una excelente capacidad para no propagar el incendio. Sus aplicaciones están previstas en el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT), que los denomina cables AS o de Alta Seguridad.

Las principales características de estos cables son:

  • No propagan el incendio.
  • La emisión de gases tóxicos y halógenos es reducida.
  • Emanan humos no opacos.
  • Emiten gases menos tóxicos.

Al no contribuir a propagar el fuego, estos cables amplían el tiempo disponible para evacuar un edificio. Además, reducen los riesgos por inhalación de gases, limitan el efecto corrosivo del humo en los equipos y circuitos electrónicos o informáticos y facilitan una visibilidad suficiente para lograr el acceso a los focos de incendio por parte de los bomberos.

Los cables de alta seguridad se dividen en dos modalidades: cables no propagadores del incendio y cables resistentes al fuego. Los primeros, cables AS, son aquellos que no propagan las llamas a lo largo de la instalación. Los segundos, AS+, además de no propagar el incendio, mantienen el servicio durante y después de un fuego prolongado, aunque se destruyan los materiales orgánicos del cable en la zona afectada.

Esta diferencia determina sus aplicaciones, de manera que los cables AS se emplean en líneas generales de alimentación que enlazan la caja general de protección con la central de contadores, derivaciones individuales que suministran energía eléctrica a una instalación, conexiones interiores de las centrales de contadores e instalaciones en locales de pública concurrencia, como locales de espectáculos, actividades recreativas, reunión o trabajo.

Respecto a los cables AS+, se reservan para aquellos servicios que son esenciales en caso de incendio, como instalaciones de circuitos de seguridad, circuitos de ventilación de aparcamientos y garajes o sistemas de extracción de humos de cocinas. La protección de estos cables debe ser proporcional a la estructura del edificio en el que se instalan para garantizar la corriente eléctrica durante un tiempo suficiente. Así, de acuerdo a la norma UNE 211025, que regula las características constructivas de estos cables, han de mantener la continuidad de la señal o en el suministro de energía eléctrica, como mínimo, durante 90 minutos.

Fuente: consumer

Sobre el autor

Alberto Martinez

Ingeniero industrial en la especialidad de la electricidad, y apasionado de los mecanismos de generación, transporte y distribución de energía. Cada día más apasionado por la movilidad sostenible.

12 comentarios

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia y ofrecer publicidad relevante. Por favor, acepta su utilización. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar