shopify stats

La Torre Eiffel ahorra energía reduciendo su iluminación

Siguiendo con las medidas medioambientales, le icono de la capital francesa, La Torre Eiffel, vistió por primera vez su “vestido de diamantes” de foquitos de colores para recibir al nuevo milenio, y lo mantuvo por petición popular. Desde el 1 de enero del 2000, cada hora después del crepúsculo, sus 20 mil focos titilan durante 10 minutos, y el espectáculo se ha convertido en un atractivo turístico. Pero Sete, la compañía subcontratada por la alcaldía de París para administrar la torre, decidió que desde el mes que entra, sólo se encenderá la mitad de los focos, para pasar de 400 a 200 horas de iluminación al año. La decisión es parte de un ambicioso plan para que la Torre Eiffel y otros monumentos sean más amigables con el medio ambiente.

Los boletos y otros documentos de la Torre se hacen de papel reciclable y la administración afirma que toda la electricidad que se emplea proviene de fuentes renovables. Actualmente se estudia colocar paneles solares en los techos de sus restaurantes.

Fuente: Telegraph

Sobre el autor

Alberto Martinez

Ingeniero industrial en la especialidad de la electricidad, y apasionado de los mecanismos de generación, transporte y distribución de energía. Cada día más apasionado por la movilidad sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies