shopify stats

Importancia de los lubricantes en el buen funcionamiento de máquinas

Los lubricantes se utilizan en multitud de máquinas y aplicaciones en los que hay piezas móviles. Probablemente el más conocido sea el aceite del motor del coche tradicional, pero también hay lubricantes para el fabricado de piezas, etc.

Objetivos de los lubricantes

  1. Reducir la fricción entre las partes metálicas del motor creando una película separadora que evita que se pulan entre ellas.
  2. Sirve de refrigeración, absorbiendo el calor de las piezas metálicas.
  3. Previene la formación de depósitos de partículas manteniendolas en suspensión.
  4. Evita la formación de óxido.

Todas las superficies a nivel microscópico están formadas por crestas y valles. Cuando dos superficies entran en contacto, estas variaciones en la superficie crean rozamiento que a su vez produce calor y al final se produce el deterioro de las superficies en contacto. Ya sea para el buen funcionamiento de un motor, o para evitar el desgaste de herramientas de conformado de piezas, es recomendable el uso de estos aceites.

corte-de-un-motor-por-william-warby

La lubricación es importante para todo tipo de maquinaria. Imagen por William Warby

Tipos de lubricantes

Existen 2 tipos principales de lubricantes o aceites, los de origen mineral y los de origen sintético. Estos dos tipos también pueden ser mezclados en determinadas ocasiones.

Los aceites minerales han sido extraídos del petróleo en una refinería y tratados en una planta petroquímica, mientras que para la fabricanción de aceites sintéticos hay que emplear métodos químicos habitualmente más costosos. Tienen la ventaja de ser habitualmente más resistentes al calor y más fáciles de proteger al poder añadirles aditivos antioxidantes.

Viscosidad, la característica más importante

La principal característica que debe tener un aceite lubricante es una adecuada viscosidad. Y esto depende de las temperaturas a las que va a ser usado. En el caso del motor de un coche, el aceite debe ser líquido a temperaturas bajas, lo suficiente como para fluir entre las piezas, y tiene que ser lo suficientemente viscoso a temperaturas altas como para continuar creando la capa protectora.

 

Sobre el autor

Alberto Martinez

Ingeniero industrial en la especialidad de la electricidad, y apasionado de los mecanismos de generación, transporte y distribución de energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR