shopify stats

Lo que unos grados afectan en la factura de la calefacción

¿Has oído alguna vez eso de que reducir un grado la temperatura del termostato de la calefacción puede conseguir una reducción de la factura energética de un 10%?

¿Sabes por qué? Porque las pérdidas de calor de un cuerpo son proporcionales a la diferencia de temperatura de ese cuerpo con el exterior. A mayor temperatura, mayores serán las pérdidas. Vamos a explicarlo más detenidamente:

Una casa pierde energía de dos formas diferentes:

  • Conducción, a través de las paredes, ventanas, suelo y techo
  • Ventilación, las corrientes de aire por debajo de las puertas, huecos de ventanas, etc.

Cuando entramos en detalle a calcular estas pérdidas, nos damos cuenta de que ambos, pérdidas de calor por ventilación y por conducción dependen de la diferencia de temperaturas, interna y externa.

“Grados día” necesarios de calefacción

Podemos medir las diferencias entre las temperaturas externas e internas en un periodo de tiempo mediante algo llamado “grados día necesarios de calefacción” (HDD de heating degree days).

Si la temperatura exterior es de 10°C durante una semana, y mantenemos nuestra casa a 20°C, el HDD sería de 7 días x 10°C = 70. Y si en vez de una semana lo hacemos durante un año, y en 5 ciudades del mundo, obtenemos el gráfico a continuación:

Grados dia necesarios de calefacción

Además se han tenido en cuenta 5 diferentes temperaturas base, para poder hacernos una idea de las pérdidas relacionadas con la temperatura. Como se puede ver Rio de Janeiro no tiene prácticamente HDD, porque es un clima cálido. Los Ángeles ya cuenta con algunos grados día, Madrid más debido a sus fríos inviernos, y Nueva York y Londres son ciudades bastante frías.

Si tomamos una ciudad, Londres por ejemplo, tenemos los siguientes datos: Con una temperatura base de 20°C hay 3.634 HDD. Si la temperatura base baja a 19°C hay 3.293 HDD. De 19° a 18°C el HDD baja otro 10,1%, hasta los 2.962, y de 18° a 17°C otro 11,6%. Así que por cada grado de temperatura que reducimos en un edificio, el número de grados día de calefacción baja entre un 9,4% y un 11,6%.

De aquí es de donde viene la idea de que reduciendo la temperatura del termostato en 1°C conseguimos ahorros de energía del 10%.

El mundo real

En el mundo real no mantenemos una temperatura constante en los edificios a lo largo de un año, ni por supuesto de un día, ya que sería prácticamente imposible. Pero esto no cambia el hecho de que las pérdidas de calor son proporcionales a la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior.

Tiene sentido, cuanto más fría este tu casa en invierno, menor necesidad de calefacción tendrás. Independientemente de lo bien aislada que este tu casa, 1°C menos es un 10% de ahorro. Ahora, a que equivalga en euros ese 10% dependerá de muchas cosas, y reducirlo es cuestión de mejorar el aislamiento de la casa.

O mejor aún, ¡mudate a Rio de Janeiro y a parte de nulas facturas por calefacción tendrás las olimpiadas dentro de unos años!

Vía | Shrinkthatfootprint

Sobre el autor

Alberto Martinez

Ingeniero industrial en la especialidad de la electricidad, y apasionado de los mecanismos de generación, transporte y distribución de energía. Cada día más apasionado por la movilidad sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies